dato-duro.com

Verdadero-Falso al libro “Debajo del agua”, de Lousteau

Dato duro verificó 10 afirmaciones del libro “Debajo del agua”, del economista y precandidato a senador, Martín Lousteau.

“Debajo del agua”, el libro de Martín Lousteau, es un trabajo analítico sobre los problemas que llevaron a la Argentina a repetir crisis económicas y sociales.

Dato Duro tomó 9 aseveraciones del economista y verificó su discurso. Este es el resultado:

1. “En los últimos treinta años padecimos trece recesiones en las que perdimos el 38% del Producto Bruto Interno”. (Página 195).

La afirmación es: engañosa.

En mayo este año en Buenos Aires, técnicos del Banco Mundial y de la Cámara Argentina de Comercio presentaron el informe denominado “Hacia el fin de la crisis argentina”. El documento señala que el país creció sólo 2,7% desde la primera presidencia de Juan Domingo Perón y asegura: “La Argentina es uno de los países que más tiempo vivieron en recesión. Entre 1950 y 2016, estuvo un 32 por ciento del tiempo en recesión, período solo superado por la República Democrática del Congo”, alcanzando así unos 14 espacios de contracción sostenida.

Además, la entidad internacional planteó que “las recesiones en Argentina no sólo se producen con frecuencia, sino que también son profundas. En un ciclo de recesión (con una duración de 1,6 años), el Producto Bruto Interno se contrae 3,5% promedio”, concretándose una caída del 49% si tomamos las 14 recesiones marcadas anteriormente.  

Un dato más sobre la retracción económica en el país lo acercó el economista de IAE Business School, Eduardo Fracchia. En un pasaje del libro “Economía argentina 1983-2015, los extremos siempre son malos”, remarcó que “tenemos una dificultad para tomar una velocidad crucero en materia de crecimiento, evidentemente. Somos pendulares. Tuvimos recesiones en 1984,1989, 1995, 1999, 2009 y ahora”.

2. “Desde 1970 a la fecha, o sea, en casi medio siglo, nuestro PBI per cápita aumentó a un ritmo de 0,7% anual”. (Página 72).

La afirmación resulta: engañosa.

Entre 1970 el crecimiento anual del PBI real per cápita de la Argentina según los datos sobre las cuentas nacionales del Banco Mundial y archivos de datos sobre cuentas nacionales de la OCDE, fue de un promedio anual de 1,46%. Mientras que en 2017, el PBI per cápita alcanzó el 1,87%.

Sin embargo, Argentina tuvo picos de crecimiento entre 2003 y 2007 que superaron los 6 puntos porcentuales. En 2010, se logró el récord de 8,9% de crecimiento.  Tomar la cifra de un ritmo anual del 0,7% significaría licuar los picos virtuosos del crecimiento per cápita, por esa razón la afirmación es engañosa.

3. “La deuda Argentina ya supera el 90% del PBI”. (Página 89).

La afirmación es verdadera.

Según cifras oficiales, la deuda pública llegó al 95,4 por ciento del PBI durante el tercer trimestre de 2018 de acuerdo al informe de la Secretaría de Finanzas de la Nación .

En el trabajo se destaca además que la deuda con privados y organismos internacionales alcanzó al 57,9 por ciento del producto, y las acreencias nominadas en dólares escalaron al 75,4 por ciento del total, el mayor nivel desde 2004.

Asimismo, según los últimos datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su informe “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe” Argentina se encuentra por encima del 80% del PBI.

Para CEPAL, la proporción de la deuda pública argentina ya había alcanzado el 77,4% del PBI a mediados del año pasado, cuando en 2015 el porcentaje era del 53,3%. Sin embargo, ese porcentaje del 77,4% incluye solo el primer desembolso del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), de USD 15.000 millones, en julio de 2018. Pero si se toma en cuenta los USD 13.400 millones más que fueron girados durante octubre se supera el 80%.

Consultoras privadas incluso, calculan, que el nivel de endeudamiento se acerca casi al 100% del PBI cuando se suman también el último desembolso de diciembre del año pasado. La cuenta final a diciembre de 2018 es de 97,7% del PBI.

Se trata del endeudamiento más alto desde 2004, cuando la razón entre deuda y PBI llegó al 118%.

Si se compara con diciembre de 2015, cuando Mauricio Macri asumió la presidencia: la relación era entonces del 52,6 por ciento. Casi la mitad.

4. “En su pico los subsidios llegaron a representar 20.000 millones de dólares anuales, una cifra equivalente a la totalidad del déficit que recibió la administración Cambiemos al asumir”. (Página 201).

La afirmación es: falsa.

En lo que refiere a los números recibidos por Mauricio Macri, según un análisis  elaborado por la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP), el déficit financiero en 2015 llegó (posterior al pago de deuda) a “$224.612 millones, cuatro veces y media más que el previsto inicialmente, y un 104,7% mayor que el resultado de 2014”. En esta línea, puntualizaron que “calculando ambos resultados excluyendo los ingresos provenientes de utilidades del BCRA y de ganancias de activos de la ANSES, el déficit financiero del año 2015 asciende al 6,8% del PBI, mientras que el déficit primario es del orden del 4,8 por ciento”.

Sobre la pérdida acumulada, el economista Fausto Spotorno (Ferreres y Asociados) marcó que “el déficit fiscal oficial acumulado a noviembre –base caja– es de 166.500 millones de pesos. En diciembre sumaría más de 60.000 millones de pesos. De esta manera el rojo fiscal alcanzaría los $240.000 millones”. A su vez, desde su cuenta en redes sociales había revelado el dato del primer trimestre de 2015, el cual representaba en proyección una cuarta parte del total anual. 

En tanto, el 22 de marzo de 2017, la Auditoria General de la Nación (AGN) aprobó por unanimidad aunque con “salvedades” el informe de ejecución de gastos de ese año. “Éste es un informe técnico. En términos contables, el informe refleja que los números de 2015 cerraron razonablemente”, aseguró el auditor por el radicalismo, Alejandro Nieva. “Las irregularidades en el manejo de los recursos públicos que denuncia el Gobierno (Cambiemos) nosotros no las encontramos en esta cuenta de inversión, lo que no impide que la Justicia investigue”, destacó el presidente de la AGN, Oscar Lamberto (PJ).

5. Pruebas Aprender 2017: “El 37% de los alumnos de 5 y 6° del secundario no llegan a un nivel satisfactorio.; y en matemática, el 41% se encuentra por debajo del nivel básico”. (Página 52 y 53).

La afirmación es: verdadera.

Según el informe Aprender 2017: “El desempeño alcanzados en Lengua y Matemática por los estudiantes de escuelas secundarias que participaron de la evaluación Aprender 2017. En el caso de Lengua, el 62% de los estudiantes alcanza niveles de desempeño satisfactorio o avanzado, mientras que un 18% se encuentra por debajo del nivel básico”.

En matemáticas solo el 31% de los estudiantes alcanza niveles de desempeño satisfactorio o avanzado. El nivel de desempeño que concentra la mayor cantidad de estudiantes es por debajo del básico con el 41%.

Vale subrayar que los resultados de las pruebas en 2018, los indicadores negativos se profundizaron en matemáticas con 1,2% (29,8%) en nivel de desempeño satisfactorio. En cambio, en lengua, se mejoraron los indicadores con un aumento de 8,5% (70%) en nivel satisfactorio. No obstante, cayó un 7,5% por debajo del nivel básico (10,5%).

6. “Hubo dos moratorias, en 2007 y 2014 (curiosamente en vísperas de año electoral), en las que se jubilaron 3,6 millones de personas que no habían cumplido con los aportes de la ley”. (Página 203).

La afirmación es: falsa.

El economista Hernán Ruffo sostiene en el sitio Foco Económico que “entre 2005 y 2015 el gasto previsional se duplicó en términos del PBI, pasando de 5.6% a 11%.

Esto se debió a las sucesivas moratorias previsionales (en 2006, y luego su extensión en 2014). La cantidad de beneficiarios entre 2005 y 2017 se ha duplicado, pasando de menos de 3 millones a casi 6 millones”.

Asimismo, el Centro de Estudios Distributivos y Sociales de la UNLP (CEDLAS) refirió que en 2007 “la reforma previsional benefició a más de 1,8 millones de mujeres”. En esta línea, citó a la vez el “análisis de la cobertura del SIPA” (Observatorio AnSes) de julio de 2011, el cual reveló que en ese período“se presentaron 1,6 millones de visitas mensuales en promedio y se resolvieron 1,5 millones de expedientes”.

7. “La presión tributaria en nuestro país pasó de 24 puntos porcentuales en 1993 a 33% en 2017” (Página 40).

La afirmación es: verdadera.

Para el Centro de Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento –Cippec-, la evolución de la presión tributaria registró tres escalones en su tendencia creciente: partió de un 21,7% promedio en el periodo 1998/2002, se incrementó a 27,1% en 2004/08 y posteriormente, a 33% en 2010/16.

El centro de Instituto Argentino de Análisis Fiscal –Iaraf- mantiene cifras similares.

La presión fiscal se profundizó en los últimos dos años. Andrés Mir, especialista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), advierte que durante la gestión de Macri: “Entre los niveles del Estado (Nación, Provincia y Municipios) la presión fiscal se encuentra entre el 35 y 37%, pero al haber mucha informalidad, aumenta al 42% sobre los sectores que pagan debidamente todos los impuestos”.

8. “Nuestro país también otorga pensiones por invalidez desde el Ministerio de Desarrollo Social. En 2007 había unas 180.000. En 2017 aproximadamente 1.050.000, es decir, casi el 8% de la población económicamente activa”. (Página 204).

La afirmación resulta: engañosa.

En junio de 2017, el presidente de la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales (CNPA), dependiente del Ministerio de Desarrollo Social nacional, Guillermo Badino, sostuvo que “en 2003 había 180 mil pensiones otorgadas bajo estas condiciones, y entre 2003 y 2015 esa cifra se multiplicó por diez, se llevó a 1.800.000”. Agregó además que en 2015 fueron dadas de baja 168.500 mientras que en 2016 se dieron de baja 90.000”. Según el cálculo en base a este corte, las contribuciones se redujeron a 1.541.500.

Por su parte, el economista Federico Muñoz señaló en un informe la existencia de 81.359 beneficios otorgados en los primeros siete meses de gestión de Néstor Kirchner en 2003, alcanzando 230.847 al cierre de su mandato en 2007. Asimismo, indicó que el gobierno de Cristina Fernández registraba 716.058 asignaciones durante 2011 y concluyó su segundo mandato con 1.065.250. Si a este monto se le aplican las bajas detalladas por Badino entre 2015 y 2016, habrían quedado vigentes 806.750 para el período 2017.

En este esquema, la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) planteó su “preocupación” en un comunicado difundido en abril de 2018: “La Agencia Nacional de Discapacidad, en ejercicio de lo dispuesto por el artículo 17 de la decisión administrativa 6/2018, solicitó a la Oficina Nacional de Presupuesto dependiente de la Subsecretaria de Hacienda, una reprogramación de la meta física en materia de pensiones no contributivas por invalidez llevándolas a 1.042.3 86”.

9. Tenemos un sistema previsional con alta cobertura, pero con bajas prestaciones. Y es, además, un sistema cubierto de parches y deficitario. El rojo previsional actual es de aproximadamente 2,5 puntos del PBI”. (Página 205).

La afirmación es: falsa.

Un trabajo de Econométrica en febrero de 2018, a cargo de Ramiro Castiñeira, señaló una perdida estructural del sistema en 2017 del 4,6% en términos de Producto Bruto Interno, contemplando ingresos por 7,1% y egresos por 11,7%. Nueve meses después, vía redes sociales, el economista destacó que “no está demás recordar que antes de la década ganada, el déficit del ANSES no superaba los 1,5% del PBI. Luego de la década ganada está en 5%”.

Otro número para analizar representa el entregado por Jorge Colina, del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (IDESA). En el informe N°788 publicado en diciembre de 2018 expresa que “Argentina tiene apenas el 11% de su población mayor a 65 y su gasto público previsional, sumando el nacional y el provincial, llega al 11,9% del PBI”, superando a Japón y Australia. “Estos datos muestran que la Argentina es un país con una población relativamente joven, pero con un gasto previsional propio de un país envejecido”, enfatizó.

10. “Durante el gobierno de Cambiemos la deuda pública con los mercados subió en 82.200 millones de dólares, pasando de los 67.500 millones originales en diciembre de 2015 a los 146,700 millones de dólares al cierre de este libro (mayo 2019)”. (Página 88/89).

La afirmación es: Engañosa.

Si bien la cifra citada se acerca a la que publica el Ministerio de Hacienda -el número preciso es 148,054 millones de dólares-, la consultora privada Ecolatina maneja el indicador de que la deuda alcanzó los 187.000 millones de dólares.

Efectivamente, en 2015, según el BCRA, las obligaciones con el exterior declaradas por el sector privado totalizaron 68.416 millones de dólares al 31 de diciembre del 2015.

Al margen de las exiguas diferencias, lo que omite la cifra citada por el autor, es el total de la deuda pública de la administración Cambiemos, que duplica la cifra citada en el libro.

Según fuentes oficiales del Ministerio de Hacienda, la cifra de deuda pública es de 332,192 millones de dólares. Por su parte, para el Observatorio Fiscal Federal Argentina, que lleva un monitoreo en tiempo real de la la deuda pública consolidada,  la cifra asciende a 387.975 millones de dólares.

Verificado: Libro “Debajo del agua”.

Autor: Martín Lousteau.

Editorial: Sudamericana.

Cantidad de páginas: 332.

Fecha de publicación: Mayo, 2019.

Agregar comentario