dato-duro.com

6 de 10 funcionarios no informaron con quiénes se reunieron

A partir del decreto 1172 de 2003, los funcionarios jerárquicos del Poder Ejecutivo, incluido el binomio gobernante, están obligados a inscribir con quiénes se encuentran. Dato Duro relevó las audiencias de las que participaron 113 integrantes de la Presidencia. ¿Quién controla el registro de Audiencias? ¿Cómo se compone el ranking de funcionarios, según las reuniones que ingresaron? Los riesgos del lobby desregulado

El decreto 1172, de 2003, creó el Registro de Gestión de Intereses, a partir del cual el ciudadano puede conocer con quiénes se reúnen los funcionarios cada día. El acceso es libre y gratuito, y puede realizarse a través de internet acá.

¿Quiénes deben registrar sus audiencias?

Todos aquellos funcionarios públicos cuya categoría sea equivalente o superior a Director General:

  • Presidente de la Nación;
  • Vicepresidente de la Nación;
  • Jefe de Gabinete de Ministros;
  • Ministros;
  • Secretarios y Subsecretarios;
  • Directores Generales y Nacionales;
  • Interventores Federales;
  • Autoridades superiores de los organismos, entidades, empresas, sociedades, dependencias y todo otro ente que funcione bajo la jurisdicción del Poder Ejecutivo Nacional;
  • Agentes públicos con función ejecutiva cuya categoría sea equivalente o superior a Director General.

¿Cuántos lo hacen?

Dato Duro tomó dos muestras. Una recortó cuántas audiencias fueron inscritas desde el 1 de enero de 2019. La segunda tiene como punto de partida el 2 de mayo y concluyó el miércoles 26 de junio.

Tomando en cuenta al presidente Mauricio Macri, la vicepresidenta Gabriela Michetti, los 10 ministros y los secretarios de cada cartera, en total el relevamiento incluyó a 113 funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional.

Primera muestra

Si se toma el corte de mayo, 66 funcionarios (58 por ciento) no inscribieron ninguna audiencia hasta el 26 de junio.

Gabriela Michetti estuvo entre quienes no registraron ninguna. El ministerio con menos audiencias anotadas fue el de Producción y Trabajo, conducido por Dante Sica: 18 secretarios no ingresaron reuniones (María Cayre, Ignacio Werner, Mariano Mayer, Paula Mariana Szenkman, Pedro Juan Inchauspe, Fernando Félix Grasso, Diana Carolina Sánchez, Andrea Lorena González, Rodrigo Alberto Sbarra, Luis Miguel Etchevehere, Guillermo Bernaudo, Santiago Hardie, William Andrew Murchinson, Álvaro Lucas Fernández Aparicio, Fernando Raúl Premoli, Sebastián Martín Bideberripe, Graciela Beatriz Guzman y Tomás Aramburu).

La otra cartera con numerosos funcionarios sin inscribir audiencias fue el de Seguridad, comandado por Patricia Bullrich. Ni la ministra ni los tres secretarios (Alberto Fernando Föhrig, Eugenio Burzaco y Emilio Luján Renda), registraron reuniones.

El Presidente registró en este tramo siete audiencias, varias de ellas con integrantes de su equipo, como el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Segundo corte

En la muestra que amplía los datos tomados desde el 1 de enero, el 23 por ciento de los 113 funcionarios no inscribió como mínimo una audiencia. Si se suma a quienes solo incorporaron como máximo tres en 4 meses, el porcentaje alcanza el 58 por ciento.

¿Quién es el funcionario qué más audiencias inscribió?

Gustavo Lopetegui, secretario de Energía, con 111.

¿Cómo se compone el ranking de ministros desde enero?

El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, subió 64 reuniones

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, 23.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, 21 .

El ministro de Justicia, Germán Garavano, 21.

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, 11.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, 7.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, 5.

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, 5.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, 4.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, 3.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, 2.

Lobby

En septiembre de 2018 se anunció que en el Senado se estaban debatiendo, en comisión, tres proyectos para regular la gestión de intereses.

Se trataba de los elaborados por los senadores Miguel Ángel Pichetto y Magdalena Odarda y también el de la exlegisladora Liliana Negre de Alonso. Sintéticamente, proponían la creación de un registro de lobistas y la obligación de blanquear las reuniones por parte de funcionarios. Los de Pichetto y Odarda restringían su campo de acción al Poder Ejecutivo, dejando al margen el Legislativo y el Judicial.

Pero nada pasó. Ninguno de los tres llegó al recinto y, actualmente, se encuentran cajoneados.

Si quiere conocer cómo se regula esta actividad en otros países, ingrese acá.

Agregar comentario